La información necesaria para la evaluación se puede obtener mediante diferentes métodos e instrumentos de evaluación, e incluso se puede usar una combinación de diferentes técnicas y herramientas que nos aseguren una evaluación eficaz.

Algunas de las técnicas de evaluación pueden ser:

  • Autorreflexión: Se puede reflexionar sobre lo que funcionó y lo que no durante el desarrollo de la Actividad Pedagógica para darse cuenta de sus fortalezas y debilidades y obtener una visión realista de lo que necesita mejorar. Para resumir su experiencia y ponerla por escrito es útil utilizar un diario de autorreflexión (Esta plantilla que se encuentra en el Anexo 6.6) puede sernos de gran utilidad para reflexionar sobre cómo se sintió durante la clase, cómo manejó los problemas que surgieron y cómo respondió a las preguntas de su alumnado. ¿Cómo reaccionó su alumnado a la innovación? ¿Estaba interesado y participativo? ¿Cree que se cumplieron los objetivos de la clase?
  • La observación entre iguales se centra en usar las críticas de la valoración recibida para determinar cómo mejorar y qué es necesario cambiar en la Actividad Pedagógica.
  • Las listas de comprobación se redactan en un formato de sí/no. Son eficaces y fáciles de usar. La lista de comprobación ideal consta de entre cinco y diez elementos, con una redacción simple y precisa y un diseño fácil de leer, lo ideal es que no ocupe más de una página. Cuanto más sencilla sea, más valor tendrá. Puedes usar estos dos ejemplos de listas de comprobación para la autoevaluación y la evaluación entre iguales.
  • La discusión reflexiva se centra en usar las críticas de la valoración recibida para determinar cómo mejorar y qué es necesario cambiar en la Actividad Pedagógica.
  • Las listas de comprobación se redactan en un formato de sí/no. Son eficaces y fáciles de usar. La lista de comprobación ideal consta de entre cinco y diez elementos, con una redacción simple y precisa y un diseño fácil de leer, lo ideal es que no ocupe más de una página. Cuanto más sencilla sea, más valor tendrá. Puedes usar estos dos ejemplos de listas de comprobación para la autoevaluación y la evaluación entre iguales.
  • Las escalas de calificación muestran los grados de rendimiento y se utilizan para obtener una visión más específica de un elemento de evaluación que la que se puede obtener a través de un formato de sí/no. Los puntos de escala pueden variar dependiendo de qué se quiere medir, por ejemplo, para medir
    • la calidad, se puede usar: pobre – razonable – buena – excelente
    • la frecuencia: nunca – a veces – frecuentemente – siempre
    • la experiencia: principiante – con algo de experiencia – experto
    • la opinión: totalmente en desacuerdo – en desacuerdo – ni en desacuerdo ni de acuerdo – de acuerdo – totalmente de acuerdo
  • Las encuestas y cuestionarios se usan indistintamente para recopilar información y analizar e interpretar datos. Pueden ser utilizadas para recopilar información basada en hechos, actitudes, preferencias, creencias y experiencias. Se pueden usar diferentes tipos de preguntas para recopilar información: opciones múltiples, respuestas múltiples, escalas de calificación, preguntas de clasificación, así como preguntas abiertas para permitir que los encuestados se expresen con sus propias palabras. Se ofrece un ejemplo de cuestionario y algunas herramientas de utilidad. Herramientas para realizar cuestionarios y encuestas
  • La rúbrica es una herramienta en forma de tabla que incluye indicadores de qué queremos evaluar (criterios) y una escala de clasificación para cada criterio. La rúbrica nos ayuda a definir los grados de calidad y cómo se pueden valorar para ayudar a desarrollar y perfeccionar las actividades pedagógicas que hemos diseñado. Por ejemplo, si se busca evaluar las competencias del siglo XXI podemos utilizar el siguiente documento rúbricas 21CLD, una herramienta que consiste en seis rúbricas, cuya finalidad principal es ayudar a los educadores a identificar, comprender y crear actividades pedagógicas que permitan a los alumnos desarrollar competencias del siglo XXI, tales como:
    • Colaboración
    • Construcción del conocimiento
    • Autodisciplina
    • Resolución de problemas en el mundo real
    • Uso de las TIC para la enseñanza
    • Aptitud para la comunicación

    Al crear una actividad pedagógica, no es necesario incluir todas las competencias que se han mencionado en ella, pero si puede centrarse en varias de ellas. Las rúbricas incorporan un marco para codificar actividades pedagógicas junto con una serie de preguntas para asegurar que está incorporando las competencias del siglo XXI en sus prácticas de enseñanza. Al utilizar las rúbricas, se asigna a cada actividad pedagógica un código, un número del 1 al 5, según la intensidad con la que ofrezca oportunidades para desarrollar una determinada competencia. Haz clic en este enlace para acceder a las rúbricas 21CLD y a la hoja de resultados de las mismas.

    Rúbrica del Kit de ADF
    Rúbricas para evaluar las competencias del siglo XXI CCBYNCSA 4.0 European Schoolnet disponible en http://fcl.eun.org/toolkit

    Puedes verlas con más detalle en el Anexo 6.7.

    Como ejemplo adaptado de las rúbricas en estos documentos, se enlaza un formulario de Google para la evaluación de la colaboración. Ya que no es necesaria la evaluación de todas las competencias (colaboración, construcción de conocimiento, autodisciplina, resolución de problemas en el mundo real, uso de las TIC, aptitud para la comunicación) en una actividad pedagógica. El formulario modelo permite ver cómo siguiendo el diagrama de rúbricas 21 CLD se adapta a Google forms (o cualquier otro tipo de herramienta formulario) y facilita la reflexión del proceso evaluador. Estas rúbricas fueron desarrolladas y testadas internacionalmente por el proyecto de investigación ITL Innovative Teaching and Learning.